jueves, 13 de enero de 2011

Algunos Símbolos del Grado de Compañero


Autor: René Guénon



Considerando que la mayor parte de los artículos del presente mes (Mayo de 1998) giran en torno a la simbólica del grado de Compañero, hemos creído oportuno recoger varias reseñas que Guénon hizo de algunas revistas masónicas de su época, y que tratan muy sucintamente de diversos símbolos de ese grado, especialmente de la letra G y la Estrella flamígera, así como de algunas nociones clarificadoras sobre las herramientas, el arte y el oficio. (El Taller)


Compagnon du Tour de France. Enero y Marzo de 1940 (incluido en Etudes sur la Franc-maçonnerie et le Compagnonnage tomo I, págs. 311-312).- Contiene un buen artículo sobre El Util, por el C:. Georges Olivier, de donde extraemos estas justísimas consideraciones: "El útil engendra el oficio; el oficio, las artes; en la edad media, oficio y arte eran sólo uno... El útil es a la medida del hombre; lleva en él, sobre él, la personalidad de su maestro... En el taller, el útil adquiere a los ojos del iniciado el valor de un objeto sagrado. ¿No es acaso el taller un templo donde se medita, se estudia, donde se cumple un trabajo: una parte de la obra universal?... En cualquier tiempo, sin duda, el útil fue considerado como un símbolo... Se encuentra en nuestros museos banderas bordadas del santo llevando el útil y la divisa del cuerpo de oficio: vestigios y testimonios de una época en donde se compenetraban intensamente la vida económica y la vida espiritual, donde el trabajo materializaba la fe, y donde la fe espiritualizaba el trabajo. Símbolos también, y desde diferentes puntos de vista, la escuadra y el compás de los Compañeros, que, añadiendo el útil distintivo de la profesión, han querido ver la unión de lo intelectual y de lo manual en un mismo obrero: el Artesano". Sería deseable que estas reflexiones fueran observadas por aquellos que pretenden sostener la superioridad de lo "especulativo" sobre lo "operativo", y que creerían firmemente que el simbolismo es patrimonio de los "especulativos" únicamente. Tan sólo tenemos reservas sobre un punto: no es exacto decir que la máquina es un "útil perfeccionado", porque, en cierto sentido, ella es más bien lo contrario: mientras que el útil es de alguna manera un "prolongamiento" del hombre, la máquina reduce a éste a no ser más que su servidor, y si es cierto que "el útil engendra el oficio", no lo es menos que la máquina lo mata; pero, en el fondo, puede que sea éste el verdadero pensamiento del autor, puesto que enseguida afirma que "en nuestros días, la máquina suplanta al útil, la fábrica al taller, la sociedad laboriosa se escinde en dos clases por la intelectualización de la técnica y la mecanización de la mano de obra, que preceden a la decadencia del hombre y la sociedad".

Continuar la lectura del artículo en "El Taller. Revista de Estudios Masónicos".


Imagen de Cabecera: Cuadro de Logia de Compañero.


Cantero geómetra









No hay comentarios: