martes, 22 de junio de 2021

EL FUEGO FILOSÓFICO. Siete Maestros Masones

 


Pontanus en su Epístola del Fuego Filosófico afirma que todo el magisterio de la Piedra se encuentra en las breves palabras del único Hermes. Veamos que dice Hermes en su discurso La Clave:

La mente, pues, cuando marcha del cuerpo terrenal se reviste inmediatamente de su propia vestimenta adecuada, esto es, una vestimenta de fuego…,

 y añade más adelante:

la mente es la hacedora de las cosas, y al hacer las cosas usa al fuego como instrumento.

La mente, nous, espíritu, corresponde al fuego, siendo análogo a la voluntad. El fuego filosófico se identifica pues con la voluntad en cuanto ascesis encaminada a obtener un desarrollo espiritual.


Este fuego disuelve las "conchas", las impurezas incrustadas en el alma o mundo intermedio, cuyas densidades impiden a las influencias celestes descender a la Tierra Filosófica, del mismo modo que impide ascender las influencias telúricas hacia la Bóveda Celeste.


 El mundo intermedio o alma es el lugar donde ambas influencias sutiles deberían mezclarse y rectificarse mutuamente, por eso la primera operación de la Obra es la purificación de la Materia, para lo que previamente el Artista debe haber aprendido a encender el fuego extrayéndolo, por los medios apropiados, de la Mina donde arde consumiéndose a sí mismo en espera de ser liberado, así como a manejarlo según los grados convenientes a cada fase de los Trabajos. Pues si su presencia ha de ser constante, sin él no sería posible realizar la Obra, su intensidad no es siempre la misma.


El fuego, siendo un elemento natural, aunque de origen celeste, sufre alteraciones de grado según las leyes que rigen la Naturaleza, por lo que ésta ha de ser nuestra primera maestra y guía.


Así pues, una vez el aprendiz del Arte conoce la Materia, el Fuego y sus grados, puede comenzar los Trabajos de la Obra, y empezará por la putrefacción, pues la vida sólo puede surgir de la muerte, y sin regeneración no es posible extraer el calor del Azufre ni la humedad del Mercurio.


Es necesario añadir que aun cuando se habla del fuego en singular, como siendo uno, habría que considerarlo como doble; uno celeste y otro terrestre. El celeste es puro, luz que no quema, mientras que el terrestre ilumina pero quema, y es impuro. Sin embargo los dos son necesarios.


 El fuego terrestre es connatural a todo ser, siendo aquel calor que anima la vida y la sustenta. Pero así como en los seres sin razón dicho fuego es el que les permite sobrevivir, en el ser humano, dotado de razón, puede ser el aguijón que le hiera y la cadena que le ate a los mundos inferiores, o bien la chispa que prenda en él la llama oculta en el fondo de la Mina


Ahora bien, puesto que es necesario un impulso hacia lo superior, éste sólo se producirá si el fuego celeste desciende y anima al fuego terrestre; de esta forma será posible el ascenso de la oscuridad a la luz. /SIETE M:.M:.


Esta es la web original de la Gran Logia Operativa Latina y Americana, la "GLOLYA",  tal y como fue creada por las autoridades de la Obediencia, de la cual Federico González fue Serenísimo Gran Maestre.


Este trazado pertenece al volumen de arquitectura:  La Logia Viva, Simbolismo y Masonería, publicado por Ed. Obelisco, Barcelona, julio 200


Escudo de la "Gran Logia Operativa Latina y Americana"


jueves, 22 de abril de 2021

BIOGRAFÍAS DE RENÉ GUÉNON Y FEDERICO GONZÁLEZ

"Compartimos la portada del Nº 45 de la revista “Cultura Masónica” de este mes de Abril, y en la que Mª Ángeles Díaz y yo mismo hemos colaborado con sendas biografías sobre Federico González y René Guénon, respectivamente. Hemos querido destacar la perspectiva metafísica que sobre la iniciación masónica está presente en las obras de ambos, sin olvidarnos de algunos aspectos de la Tradición Unánime y la Ciencia Sagrada que ellos trataron con amplitud en las mismas. O sea que no son apuntes “biográficos” centrados únicamente en la relación que ambos autores tuvieron con la Masonería, si bien tratándose de una revista llamada “Cultura Masónica”, no podíamos dejar de dar constancia de esa realidad.

Para evitar posibles malos entendidos. Entiendo que no se trata de ir a contracorriente de la Masonería, cosa que no compartiría en absoluto obviamente. Yo puedo hablar concretamente de dos de los autores "biografiados" en este número: Federico González y René Guénon, cuyas obras respectivas son las que conozco especialmente. Y le puedo decir que la perspectiva sobre la iniciación masónica de ambos autores está enriquecida por un Conocimiento metafísico que permite entender a la Masonería integrada dentro de la gran Tradición Primordial, y es este matiz precisamente el que de alguna manera les hacer ir "contracorriente" del pensamiento imperante en la gran mayoría de Logias y Obediencias de hoy día, sin que esto haya supuesto por parte de ellos ninguna crítica contra la Institución Masónica, sino todo lo contrario. Precisamente la obra de René Guénon y la de Federico González han aportado a la Masonería de hoy día un “corpus doctrinal” e intelectual que de ser estudiado con atención puede dar nueva “fuerza y vigor” a la Orden Masónica. De los demás autores que aparecen en este monográfico no puedo responder puesto que no los conozco lo suficiente". Francisco Ariza

 

miércoles, 10 de marzo de 2021

LA MASONERÍA Y EL ARTE DEL BORDADO M. Ángeles Díaz


Este artículo se publicó por primera vez en "El Taller. Revista de Estudios Masónicos", dirigida por Francisco Ariza. 

Posteriormente el articulo ampliado, se publicó en la página de la "Gran Logia Operativa Latina y Americana", de la que fue Serenísimo Federico González, fundador y director de la revista Symbolos.  

A continuación se editó en un cuaderno de "Textos de la Tradición Unánime. de la Memoria de Calíope", que cuenta con imágenes nuevas. 

y esta última edición en la revista, Cultura Masónica, dirigida por David Suarez, revisada y ampliada con nuevas imágenes.

También debemos agradecer a la Librería Dos de Enero, su publicación en su página, en Temas de la Revista Symbolos. 

Revista Symbolos Arte Cultura Gnosis, número 4

Gran Logia Operativa Latina y Americana

Diario Masónico. Informativo masónico de habla hispana

Biblioteca Hermética.com

Masonería Mixta

Librería Dos de Enero. Temas de la Revista Symbolos

Revista Cultura Masónica

Gracias a todos por la difusión. M.A.D.




Esta es la web original de la Gran Logia Operativa Latina y Americana, la "GLOLYA",  tal y como fue creada por las autoridades de la Obediencia, de la cual Federico González fue Serenísimo Gran Maestre.

#bibliotecahermetica #masonería #masoneríayarte #revistasymbolos 


jueves, 28 de enero de 2021

SOBRE LA INICIACIÓN FEMENINA. Mª Victoria Espín.

 

La individualidad, por sí misma, niega lo universal y a la vez lo manifiesta. No es la individualidad quien conoce lo Universal, lo que esta más allá de ella misma, sino que es el Misterio que se deja conocer a ella para reincorporarla a sí mismo, al Sí mismo. No es el hombre, en tanto que ser individual, quien conoce, el Conocimiento se manifiesta a su través, se desvela. Como símbolo, el hombre, vela y revela aquello que simboliza. No son las facultades individuales las que permiten al hombre conocer; es a través de estas que conoce cuando se someten a un orden y "dejan de ser" ellas mismas para ser canales de Aquello que las trasciende y en lo cual tienen su razón de ser. 

Como ser individual, el hombre, no es sino un conglomerado de elementos perecederos y finitos; que nace y muere según su ciclo de existencia, de acuerdo a la ley de los ciclos por la cual todo nace y muere pasando de un estado a otro de ser. 

Ordenar, ponerse a la orden, es lo que el hombre puede hacer. "El hombre puede, desde su existencia terrestre, liberarse del imperio del Demiurgo o del Mundo hylico, y esta liberación se opera por la Gnosis, es decir por el Conocimiento integral".

Podríamos decir que el hombre se hace a sí mismo. Adán es el primer formador (Adán protoplasta). Él, que permanecía en la Unidad del Padre, se reveló y actualizó su naturaleza humana, transmitiendo a sus descendientes esta separación del Sí Mismo. La caída supone un desmembramiento, una fragmentación de la Unidad; recordemos la muerte de Osiris a manos de Seth-Tifón, su hermano, su desmembramiento, y cómo Isis juntó sus miembros para darles nueva vida. Isis es la Sabiduría "cuyo corazón sólo puede abrir la llave del Conocimiento, al que llegaremos a través de la mirada interna que propicia el trabajo iniciático".  

Esta herencia de que hablamos, genética podría decirse, se ve incrementada por sus descendientes y así, en progresión geométrica, haciéndose cada vez más patente la dualidad, la multiplicidad, el hombre ha ido alejándose de la Edad de Oro hasta llegar a la Edad de Hierro en la que se encuentra en la actualidad. Una vez separado, escindido, el hombre debe, si quiere volver a ser, hacer el camino de vuelta; para ello deberá restablecer la unidad en sí mismo. 

A medida que se ha ido produciendo el alejamiento de la Edad de Oro, el Modelo, la Guía, la Doctrina, la Tradición que es el hilo de Ariadna para volver al origen, se ha ido ocultando cada vez más hasta llegar a lo profundo de la caverna, el corazón de la tierra, análogo al corazón del hombre, sede de la Inteligencia. Aún así las cosas el hombre puede volver a su Patria de Origen que es celeste. 

El fuego está en el interior de la tierra, también en su interior los materiales combustibles, en el hombre el fuego arde en su corazón, ese es su centro y altar, su tabernáculo, y para que pueda arder hace falta una purificación previa. Purificación del cuerpo (tierra) purificación del alma (agua y aire). El hombre ha de morir primero, ha de renunciar a los frutos de este mundo para que arda su fuego interno, para que la chispa divina pueda inflamar su corazón.

Leer completo: GRAN LOGIA OPERATIVA LATINA Y AMERICANA

Esta es la web original de la Gran Logia Operativa Latina y Americana, la "GLOLYA",  tal y como fue creada por las autoridades de la Obediencia, de la cual Federico González fue Serenísimo Gran Maestre.

Imagen: Serie Teatro Hermético de la Memoria, 42. Mª Ángeles Díaz

miércoles, 6 de enero de 2021

ESCUDO DE LA GRAN LOGIA OPERATIVA LATINA Y AMERICANA.

“La Gran Logia Operativa Latina y Americana es una Federación de Talleres de Europa y América, vinculados con la Tradición, donde se enseña el uso de los útiles para comenzar el trabajo de pulir la Piedra bruta y acercarla a una forma apropiada en consonancia con su Destino. Se llama Operativa por el siguiente hecho: los masones sabemos que nuestro origen, aunque inmemorial, se basa de modo inmediato en el trabajo de los constructores y artesanos de la Edad Media, que produjeron las innumerables construcciones del románico en toda Europa y posteriormente el asombro del gótico manifestado en centenares de catedrales y edificaciones de esas épocas. Esto se extendió hasta mediados del siglo XVII donde paulatinamente la Orden fue tomando un carácter más especulativo y las Guildas comenzaron a aceptar de forma numerosa a miembros que no eran artesanos pasando a ser cuantitativamente más éstos que aquéllos. En ese siglo y comienzos del posterior la Masonería se vió directamente relacionada con la Alquimia, la Tradición Hermética y el movimiento Rosa Cruz, pensamientos e ideas que hicieron que quienes las enunciaban se relacionaran a su vez directa o indirectamente con la Masonería, o que los masones se reclamaran como herederos de ellas. Esta transformación, con el tiempo hizo a los masones mucho más especuladores que artesanos, de acuerdo con el racionalismo imperante en la época. En 1723 se proclamaron las primeras Constituciones llamadas de Anderson; en ellas se modificaron varios de los Old Charges (Antiguos Deberes) y se dio una apertura, si así pudiera decirse, a la libertad religiosa de los masones y aún al planteamiento ideológico de la Masonería que por aquél entonces era cristiano y más específicamente católico. Esto llevó a que muchos católicos renegaran de estas 

Constituciones que no eran aceptadas al comienzo sino por cuatro Logias de Londres, aunque de hecho posteriormente, ya en 1813, se unificaron los Antiguos maestros que no las habían aceptado (por ejemplo por la cercenación del Tercer Grado) con los nuevos, unificándose así el quehacer masónico y conservándose los ritos ancestrales resumidos ahora en los tres Grados simbólicos: Aprendiz, Compañero y Maestro, dando lugar en esa fecha a la constitución de la Gran Logia Unida de Inglaterra. Es así como desembocamos en el siglo XIX donde la Masonería es casi exclusivamente especulativa y donde las ideas de progreso indefinido, laicización, etc., son sustentadas por la gran mayoría de los miembros de las Logias, los cuales también tienden hacia el poder político, lo social (las obras de caridad por ejemplo) y lo económico; sin embargo la transmisión de la Iniciación masónica se ha prolongado hasta hoy, mediante estas adaptaciones al mundo histórico, sin perder lo esencial, en medio de las vicisitudes del siglo XX, reviviéndose una y otra vez los Antiguos Usos y Costumbres provenientes de un tiempo inmemorial. 

Para distinguirnos de las Logias exclusivamente llamadas especulativas es que hemos adoptado el término Operativa. Esto se debe, por otra parte, a la realidad práctica de los trabajos emprendidos por los Talleres de la Gran Logia Operativa Latina y Americana, y aunque hoy no sea nuestro Oficio aplicado directamente a labores manuales sí lo es en cuanto estos utensilios son ahora intelectuales y nos ayudan, cuando no socorren, en el camino del Conocimiento. Ellos son fundamentalmente los símbolos, y la Vía Simbólica -en cuanto ella conforma una serie de enseñanzas y aprendizajes- como mediadora entre los distintos planos de la realidad. Igualmente el rito, tan importante en Masonería, y que es un conjunto de simbolismos en movimiento.





LA MASONERÍA, ORDEN INICIÁTICA DERIVADA DEL HERMETISMO


 Esta es la web original de la Gran Logia Operativa Latina y Americana, la "GLOLYA",  tal y como fue creada por las autoridades de la Obediencia, de la cual Federico González fue Serenísimo Gran Maestre.